El Mar de Ross en la Antártida es la última frontera oceánica que no ha sido dañada irreversiblemente por la acción humana. La contaminación, las especies invasoras y la pesca en exceso hicieron peligrar la región. Durante 12 años, el artista de Boulder John Weller, un equipo de científicos, legisladores y ciudadanos de todo el mundo trabajaron sin descanso para proteger el Mar de Ross de la investigación climática y salvar sus especies. En 2016 su perseverancia vió sus resultados y en la actualidad la región es oficialmente el área marina protegida más grande del mundo (MPA). Observa las fotografías y aprende más del Mar de Ross, su diverso ecosistema biológico y lo que se puede conseguir cuando se unen esfuerzos para proteger a nuestro preciado planeta.